Tuc de Molières (3010 m) desde el Hospitau de Vielha

 
El primer tresmil de la temporada: unos humildes 3010 m, (que luego no resultan ser tan humildes), pero dónde la visión desde la cumbre compensa del sufrimiento de la subida y el no menor de la bajada.
 

 
Mucha, mucha nieve... Un día antes del solsticio y esto parecía el reino de la nieve primavera. Con Pau de compañero y coacher (pas de bou, pas de bou....), dormimos en Conangles y, tempranito, nos encaminamos a esta Tuca de Mulleres, Tuc de Molières o como querais llamarlo...
 
No es una cumbre con el sky-line muy espectacular, comparado con el de las montañas que flanquean el valle: los Tucs de la Tallada, mucho mas atrayentes, estética y alpinísticamente hablando. Pero esto hace que el trayecto resulte tan atractivo como la consecución de la cima.
 

 
 
ITINERARIO

Boca Sur - Plan dera Rasa - Pleta Naua - Refugio de Molières - Estanhòts de Molières - Coret de Molières - Tuc de Molières - Retorno siguiendo el mismo trayecto, evitando subir al Refugio.



 
Tengo que agradecer a nudels su track alojado en Wikiloc, que es el que nos ha servido de referencia durante todo el trayecto. Debido a la gran cantidad de nieve en la parte superior del valle, hemos tenido que evitarla, en algunos casos, durante la subida y aprovecharla en la bajada: de ahí esas diferencias entre el track del ascenso y el del descenso. En época seca, seguid su track, que reproduce fielmente el camino. En cualquier caso, no hay pérdida: multitud de fitas os ayudarán en el trayecto. Y el sendero, en su mayor parte, se ve claro.


PERFIL DEL RECORRIDO




Mañana con niebla alta que salta desde la Val d'Arán y que, a veces, nos deja ver el objetivo.




Un bucólico paseo por los prados del Plan dera Rasa y el hayedo.







Pronto nos encontarmos con esta gran cascada que recoge el agua del barranco de Molières y que será uno de los grandes aportes al Noguera Ribagorzana.




Aigües Tortes




La niebla nos oculta las cimas mas altas. Nos preocupa un poco que no haya despejado cuando lleguemos a la cumbre.




Pas de bou...




Agua, mucha agua. El deshielo está en su zenit: todos los pantanos que hemos ido encontrando en el viaje estaban a tope o rebosando...




Un paso un tanto angosto que requiere uso de las manos y cuidado para no resbalar...




...y no acaba de despejar.




Nuestras amigas las marmotas: son todo menos discretas. Aparte de sus característicos silbidos, ved ahí como se dan un pico sin importarles la concurrencia...




Mirando hacia atrás: el Tuc de la Contesa




Empieza a despejar. Gracias a nuestras invocaciones a la ninfa Pirene, y con la intercesión de su amante Hércules (Pau tiene buena relación con él a través de su padre, Zeus, con el que sale de excursión algunos días por el Port...), la mañana se torna luminosa, el cielo azul y los picos de la Tallada se nos abren esplendorosos...



 
Vamos p'allá...




Los primeros neveros. La nieve está blanda, aunque consistente. Todavía no son necesarios los pinchos...




Palas de Molières




Ya lo vemos. Al fondo, a la derecha...




Allá está el refugio. Nos acercamos y pegamos la hebra un rato con una pareja de BCN que han pasado allí la noche. Como no llevan crampones, han decidido no seguir subiendo...




Mirando hacia atrás, empiezan a vislumbrarse los Besiberris...




Pasamos junto a los estanhòts, todavía con hielo.







Una pano un poco desequilibrada en masas rocosas: los picos de la Tallada, la cresta del Feixan y el Molières.




Con esas nubes como cabellos erizados, parece que se nos va a aperecer el mismo Zeus tras el Feixan...




No he hablado de la nieve, pero ya hace rato que intentamos evitar los neveros con pendiente que cubren el camino, para no tener que ponernos los hierros. Eso nos va retrasando, hasta que, al final, nos calzamos las herraduras y to p'arriba.

Por fin, alcanzamos esta parte rocosa de la derecha y nos miramos con desaliento el tramo de pala que lleva al coret: es muy pendiente y unas grietas en la parte superior lo hacen todavía mas feo... Pau lo tiene claro. Yo no.
En medio de esa lucha interior, que solo los cobardes compulsivos como yo sabemos reconocer, aparecen por debajo de nosotros una pareja de jóvenes y atléticos franceses que, sin pensárselo dos veces, sacan el piolet y chino chano se plantan bajo las rocas...


 
Merde! No podemos quedarnos atrás. Además nos han abierto huella... El honor patrio...
 

 
Con un par de cojones, Fonseca, allá vamos... Me meto el miedo entre las piernas y empiezo a subir... Poco a poco y nos plantamos en las rocas. Clase intensiva de crampones y piolet... Pau, un fiera.
Sudores fríos me entran de pensar que tenemos que volver a bajar por ahí.




Observese la pendiente. Juro por mis niños que no he inclinado la foto...
Dejamos las mochilas y los hierros y trepamos por una canal descompuesta con cierta verticalidad pero con buenos agarres.




Algo así, pero con mas ambiente: un grado II, le doy yo...




Y llega el momento esperado: asomarse a la otra vertiente. Uaauuuu!
Todo el macizo de la Maladeta ante nosotros.
A la izquierda el Molières, a la derecha el Cap deth Hòro y en medio, el mas grande: El Aneto y sus satélites.
La val d'Arán está cubierta por las nubes. Fantástico. Merecía la pena.




Les damos el mersibocú por la huella a los franceses, que para colmo, nos dejan pasar delante para llegar a la cumbre. Digiriendo la humillación, nos encaminamos a la cima por una cresta sin problemas.




La máquina de las fotos echa fuego...




Vemos gente que baja hacia la parte de la val d'Arán: la pendiente mucho mas suave, dónde va a parar... Por un momento, pensando en lo que nos espera a la vuelta, me pasa por la cabeza dormir en Vielha... La mirada sarcástica de Pau (anda, no me jodas...) me pone en mi sitio...




Se ve gente en la cima del Aneto y la procesión del glaciar...




¡ Cumbre ! Otro al talego. Maldita sea, me estoy convirtiendo en un tachacimas.




Las fotos de rigor con la Maladeta al fondo...






Y, por fin, hay que enfrentarse a lo inevitable...

Bajar la canal descompuesta de roca ya tiene su yuyu, pero ver el patio de la pala de nieve, no tiene precio. Así, que, nos ponemos de culo al valle y, pasito a pasito, deshacemos lo hecho a la subida. Acabo hasta el moño de hacer escalerilla y clavar el piolet... Pau disfruta, viendome sufrir... Ahi está él, bajando sobrao...




La vista hacia el valle, con la Tallada y los Besiberris al fondo




Adiós, Mulleres, adios...




El descenso por la nieve, una vez pasadas las primeras pendientes, se hace rápido...




Y la luz de la tarde nos da una perspectiva nueva de las cumbres...







Agotados, nos vamos acercando a la parte baja del valle.




Lo peor, los pedregales y los caos de roca... Menos mal que era el día mas largo del año, si no tenemos que echar mano del frontal...
Llegué al coche jurando que era mi último tresmil.
¿Para cuando el próximo?

11 comentarios:

Guti dijo...

Hola Jose Luis,

Hace días que estaba pensando, que hará Jose Luis que no nos cuelga ninguna salida en su blog. Ya veo que te estabas reservando para regalarnos un tres mil.
¡¡¡FELICIDADES!!!, unas fotos preciosas como siempre.

La semana que viene, junto con un compañero marchamos a Ordesa a seguir una ruta tuya, no la seguiremos al completo, pero nos servirá de referencia, ya te contaremos como nos va, pero por lo que veo crampones y piolet que no nos falte.
Guti

nudels dijo...

Hola:

Felicidades las fotografías son preciosas y los comentarios muy acertados si tienes un tropezón en esa última pala te bañas en los ibones, jeje, una montaña que merece mucho la pena y un descenso muy largo y cansino sobre 1.500 m., de desnivel. Yo sigo pensando que la cima está un poco más allá del gran hito en el lugar preciso donde estaba la cruz que desapareció hace un año y pico.

Me has puesto los dientes muy largos esa montaña suelo visitarla cada año.

1saludo,

blanquejador dijo...

Haber si avisas que a lo mejor puedo apuntarme a alguna, yo subi hace muchossss años y todavia la recuerdo como una de lsa mejores ascensiones.

Joan

José Luis Ordovás dijo...

Guti, me imagino que quereis ir por Sarradets, la Brecha y Cotatuero...Incluye, si no la conoces, la Faja de las Flores: Im-presionante.

Gracias, nudels, por tu track y la exacta descripción de tu magnífico blog. Nos fue de mucha ayuda, aunque el miedo en la pala final no me lo quitó...Coincido contigo en que la cima es la de mas allá...

Joan, vete montando una tú, que ya te toca...¿que tal el Midí?

Petons

Angel dijo...

Impresionante!!!! Qué fotos!!! Qué narración!!! Qué lugar!!!

¡QUE ENVIDIAAAAAAA!

Y yo que ando dando vueltas a ver que 3000 facilillo puedo hacer para estrenarme en esto de los tresmiles ... mecachis ... y este lo llegué a considerar pero esa pala y esa trepada final, no se, no se ... ¿tú que crees? ¿quizás en Agosto no quede nieve?

Saludos!!

Anónimo dijo...

Genial MAESTRO, he sudado contigo en los pasos difíciles. Tienes cuerda para rato, a seguir tachando. Pater.

jefoce dijo...

Muy bueno José Luis, yo lo subí desde la Besurta y también me pareció muy largo. Eso sí, al estar apartado te ofrece una panorámica soberbia. Descansa ahora un poco; dentro de dos semanas te apetecerá otra vez subir un tresmil...

Vicent Pellicer Ollés dijo...

Això sí que són bones passejades! Quan ens trobem, Jose Luis, per fer les nostres "passejadetes", en tindré un tip, per seguir-te!
Quines imatges, noi! Felicitats!

JOSE ANTONIO dijo...

De blog en blog he llegado a este buen puerto, donde he disfrutado con esta subida y las fotos impresionantes. Gracias por compartir la experiencia.
Un saludo.

Sebas dijo...

Enhorabona per les fotografies i els teus comentaris. He gaudit molt imaginant-me la meva ascensió de demà. :)

Salut!

Joan González dijo...

Buena trepada... lo hice en solitario hará ya muchossssss años

salut
joan